Hoy día  el conocimiento constituye una joya muy preciada, por lo que no se escatiman esfuerzos para llegar a él, siendo  la tecnología  una de las herramientas que se visualizan para acceder a este.

Precisamente de aquí nacen las bibliotecas virtuales, las cuales son definidas como  “un fondo bibliográfico y documental que, mediante la utilización de las nuevas tecnologías, se pone libremente a disposición de los usuarios de Internet”.

Estas son consideradas como   un importante recurso educativo  que dispone de material bibliográfico para aplicar a la educación y formación del ser humano.

Ventajas.  En contraposición con las bibliotecas tradicionales, las virtuales  brindan la ventaja  de que los interesados no tienen que trasladarse a un lugar específico, ni someterse a un horario determinado, para realizar la consulta.

Otra facilidad es  la capacidad de generar, importar y exportar información en diversas formatos,  de tal modo que los recursos electrónicos que contenga la biblioteca, puedan ajustarse a estándares abiertos.

El por qué  de una biblioteca virtual.  Entre  los objetivos que motivan la realización de una de estas bibliotecas, está  el dar acceso a creaciones literarias que ya han pasado a ser del dominio público, a quienes navegan por la red, e incentivarlos a la lectura de obras importantes.

Además, constituir un aporte para entidades educativas, y estudiantes que investigan en Internet, como fuente para sus trabajos escolares.

También formar un depósito de obras que constituyen el acervo cultural de la humanidad, y en especial del mundo latino.

Otro objetivo es promover el interés por la lectura de obras  literarias e históricas de todos los tiempos, considerando que la cultura y la personalidad de una persona es en gran parte lo que esa persona ha leído con gusto y concentración.

Igualmente, dar oportunidad a los usuarios de   conocer y valorar escritores y obras de distintos movimientos literarios, épocas y entornos socio-político-geográficos.